El arte inunda las Casas de Cultura del concejo

Las Casas de Cultura de Posada y Lugo acogen sendas exposiciones que están atrayendo la atención del público del concejo. Hasta el 16 de junio la sala de exposiciones de la Casa municipal de Cultura de Posada muestra los trabajos realizados por el alumnado de los cursos de manualidades de las localidades de San Cucao y Ferroñes. Se exponen piezas como baúles, jarrones, cuadros, botellas decoradas y otras piezas que han ido elaborando los alumnos de estos talleres. Familiares, amigos, además de otros vecinos y los propios interesados visitan esta exposición durante estos días en Posada. Se puede visitar de lunes a viernes en horario de once de a mañana a dos de la tarde y de cuatro a ocho de la tarde.

Por otro lado, la Casa municipal de Cultura de Lugo acoge estos días una exposición de “Tazas del Mundo”. Se trata de una colección de Evangelina Rodríguez Marcos que se muestra hasta el 22 de junio. El horario de visitas es de lunes a viernes, con el mismo horario que la muestra de Posada.

Esta pequeña muestra de tazas, de distintas épocas y lugares, expresa la creatividad desarrollada en torno a ellas en gran parte del mundo, hasta convertirlas en objetos artísticos. La porcelana siempre ha sido considerada un signo de lujo y de distinción que da un toque especial a las mesas o a la decoración. La exposición cuenta con 52 tazas procedentes de países como Japón, China, Irán, Francia, Alemania, la antigua Checoslovaquia, Inglaterra, Bélgica, Rusia, Austria y España, entre otros. La mayoría de las tazas suelen tener algo específico de su lugar de origen, de la fábrica de porcelana de la que salieron, de sus artesanos y de las tendencias artísticas de la época. Pero a veces es difícil identificarlas debido al espionaje, plagio e imitaciones de los que la porcelana ha sido objeto. Hay fábricas que marcan sus piezas con precisión que permite saber el año exacto de fabricación, otras sólo marcan las piezas grandes por lo que las tazas quedaban excluidas. Bastantes alfares pequeños no ponían en sus piezas ninguna marca que permitirá identificarlas y datarlas. Estudiar una taza para encontrar sus orígenes es, con relativa frecuencia, una aventura apasionante. Los criterios para clasificar las tazas son muy variados y cada uno tiene sus ventajas y sus limitaciones: geográficos, históricos, artísticos, funcionales, económicos o emocionales. Esta exposición está organizada más en función del espacio disponible y de la visibilidad que de criterios estrictamente objetivos.