El concejal de Cultura desmiente a los padres afectados y asegura que no existen recortes en la Escuela municipal de Música

El concejal de Cultura, Alfredo Rodríguez asegura que en la Escuela Municipal de Música de Llanera no se está produciendo ningún recorte y que “desde el inicio de la legislatura en 2015, se han llevado a cabo múltiples obras de mejora en las instalaciones de la misma, y que el Ayuntamiento en ningún momento ha dejado de sufragar el déficit de la escuela”.

De esta forma responde a un grupo de madres y padres de alumnos que se quejan de la decisión adoptada por el responsable de Cultura de quitar alumnos de piano a un profesor y asignarlos a otra docente.

Sobre este punto el edil asegura que al inicio de curso había tres profesores de la asignatura de piano, dos con contrato a jornada completa y un tercero contratado por horas con “lo cual su jornada lectiva y, por lo tanto, su sueldo sufre variaciones tanto al alza como a la baja en función del número de alumnos que reciba”.

La jornada lectiva máxima del profesorado es de 25 horas semanales, independientemente del número de alumnos que tenga cada uno. El curso pasado, “con el fin de ayudar a una de las profesoras de piano a recuperarse de una grave situación personal, mantuvo una jornada lectiva de 11 horas y 15 minutos”, explicó el edil quien añadió que “este curso retoma su jornada laboral de 25 horas lectivas, tal y como venía sucediendo con anterioridad. “Esta profesora es la responsable de las enseñanzas de música y movimiento y de piano, y al no tener alumnos suficientes en la primera de las asignaturas para completar las 25 horas lectivas, se le ha asignado un grupo de alumnos de piano que con anterioridad estudiaban con el profesor sin jornada completa”, argumenta Rodríguez. “Una decisión únicamente basada en criterios de organización interna, sin ningún otro motivo, y sin que tenga nada que ver con recortes ni ninguna otra circunstancia asimilable”, asegura el concejal.

“Eso provocó molestias en un grupo de padres y madres”, valora el responsable de Cultura, que desde su concejalía se mantuvo la decisión tomada después de que en la primera reunión con las familias se planteara una serie de circunstancias particulares “imposibles de atender por la escuela”.