Laura Castañón atrapa con su altura narrativa a los lectores de Llanera

Los integrantes, en su mayoría mujeres, del Club de Lectura de Llanera mantuvieron ayer un encuentro con la escritora Laura Castañón (Mieres, 1961) en la Casa de Cultura de Lugo. Fue un acto que moderó el coordinador del club de lectura, Fernando Menéndez y que resultó cercano y muy participativo.Preguntas sobre el libro, detalles y personajes que atrajeron a los lectores y a la propia escritora se sucedieron a lo largo de la hora y media que duró el encuentro.

La autora asturiana habló, en primer lugar, sobre su primera novela "Dejar las cosas en sus días" que según la mayoría de  las lectoras presentes en la tertulia enganchó desde la primera página. Hubo quien aseguró que ha sido la mejor novela leída hasta ahora y muchas destacan la calidad literaria de la obra. Algunas lamentaron que haya “tardado mucho” en publicar su primer trabajo, pero la autora explicó que su primera novela llegó cuando debía llegar.

Laura Castañón, gijonesa nacida en Mieres, es muy conocida en el ámbito de las bibliotecas públicas por llevar años impartiendo talleres de lectura y de creación literaria.

En "Dejar las cosas en sus días" (Alfaguara), el personaje de Aida, es una periodista en la cuarentena que vive obsesionada con encontrar los restos de su abuelo, asesinado durante la Guerra Civil. Para ello reconstruye la historia de su familia, los Montañés, desde que se afincaron en Asturias a principios del siglo XX para trabajar en las explotaciones mineras del marqués de Comillas, paradigma del paternalismo industrial en un entorno agitado por el movimiento obrero. 

La verdad sobre la casa de Pomar se irá revelando a pesar del conflicto que articula la trama: el debate entre quienes piensan que es mejor dejar las cosas en sus días y el empeño de Aida por recuperar y dignificar el pasado al amparo de la apertura de fosas comunes previo a la aprobación de la Ley de Memoria Histórica. Mientras emprende esa búsqueda, entabla una relación con Bruno Braña, un actor con un carácter envolvente con el que mantiene un romance perturbador y comparte la inquietud por desentrañar la propia identidad. 

Castañón se sirve del escenario de su infancia, la comarca de Aller, de Santa Cruz de Mieres a Bustiello donde en su día estuvo ubicada la Sociedad Hullera Española del Marqués de Comillas. Es en ese paisaje minero, en esa casa y en esos años de esplendor donde la autora del libro sitúa gran parte del relato, la historia de una saga familiar ficticia, o al menos con ese nombre.

El poblado de Bustiello es un personaje en sí mismo en la novela de Laura Castañón. Otro nombre propio es Claudio López Bru (1853-1925), segundo marqués de Comillas y fundador de la Acción Católica Española y del denominado paternalismo industrial que de la mano de la Sociedad Hullera Española se asentó en Mieres. Su idea era tener al obrero perfecto, obediente y feliz en aquel lugar creado. De ahí nació Bustiello que tomó forma entre 1890 y 1925 con iglesia, un monumento, una escuela, un casino, un sanatorio y los alojamientos para ingenieros y obreros.

La autora asturiana también presentó en Lugo de Llanera su nueva obra, "La noche que no paró de llover".

En esta última novela, la protagonista es Valeria Santaclara, personaje que aparece en la anterior y que necesita reunir la fuerza necesaria para abrir un sobre cerrado que está en su poder desde hace años y en cuyo exterior alguien ha escrito «El perdón». Para ello, y no por casualidad, acude a la consulta de la psicóloga Laia Vallverdú, quien a través de las sesiones de terapia la ayudará a recomponer el puzzle de su existencia: desde la infancia acomodada en el Gijón burgués de finales de los años 20, la relación conflictiva con su hermana, las circunstancias históricas de un tiempo convulso, y la culpa que vive en el fondo de su ser y cuya naturaleza última no es capaz de confesarse. 

“La noche que no paró de llover” explora desde una triple vertiente los mecanismos del mal: el infligido de forma deliberada, el que jamás imaginaríamos haber causado y el que creímos ocasionar y que no fue tal.

A través de la historia de Valeria Santaclara y de las vidas que se cruzan en ella, se van trenzando los destinos de todos los personajes, con el poder de la palabra como elemento redentor, y con la ciudad de Gijón como telón de fondo.

Probablemente, será el próximo libro que abordará el club de lectura de Llanera. Los libros de Laura Castañón serán, a buen seguro, de los que más préstamos tendrán en las bibliotecas de Llanera. La escritora, además, firmó ayer varios ejemplares. 

Laura Castañón firmará ejemplares en la Feria del Libro de Madrid, inaugurada ayer viernes y en junio estará en la que se organiza en Gijón.