Rosa María Calaf defiende en Llanera la necesidad de un periodismo con rigor

Hay que tratar de buscar una solución política a un problema político. Fue una de las reflexiones que expresó sobre el actual conflicto con Cataluña la prestigiosa periodista Rosa María Calaf en la charla entrevista que organizó Izquierda Unida en la Plaza de La Habana, de Posada.

Calaf se manifestó como no independentista y agregó que “en mi caso sería absurdo ya que soy internacionalista y defiendo un  mundo sin fronteras”.

La veterana periodista reconoció que se vive una “compleja situación” que no se resuelve “porque en este país pactar se considera perder”. En cuanto al tratamiento de los medios de comunicación sobre el asunto afirmó que “se informa mal en muchos casos”. Destacó que hay medios de comunicación que no transmiten realmente lo que ocurre y dan información sesgada dependiendo de intereses políticos o económicos.

La periodista reflexionó sobre lo peligroso que es justificar cualquier postura basándose en las emociones y añadió que los mayores conflictos del mundo se originaron a raíz de “los nacionalismos y de las religiones, algo totalmente irracional”.

Unas doscientas personas llenaron la plaza de La Habana para asistir a la charla entrevista a Calaf que le hizo el responsable de Comunicación de IU Llanera, Gonzalo Bengoa quien destacó que la periodista “ha hecho de la credibilidad y la entrega una marca que la convierten en una referente para la profesión. Todo un ejemplo”.

La entrevista comenzó recordando los inicios de la periodista, viajera incansable que hizo Derecho pensando en iniciar una carrera diplomática. Pero enseguida se cruzó el Periodismo en su camino y se convirtió en la primera mujer reportera de este país.

Rosa María Calaf recordó cómo fue su primer destino como corresponsal de TVE en Nueva York y la comentó detalles y anécdotas sobre su larga experiencia contando en directo, a través de la televisión, la historia del último tercio del siglo XX y los primeros años del XXI.

Hablaron sobre la ironía, incluso los refranes que introdujo en las crónicas que enviaba y que no dejaba a nadie indiferente. También habló de su influencia anglosajona y destacó la importancia de tener personalidad visual en televisión y cómo Luis Llongueras le ideó una imagen imborrable para todos los que siguieron su trayectoria a lo largo de sus años de profesión.

Su experiencia en la antigua Unión Soviética, donde abrió la primera corresponsalía de TVE también sirvió en la charla para narrar anécdotas y un gran número de dificultades a las que tuvo que hacer frente.

Hubo tiempo para hablar del periodismo que se hace en la actualidad cuando las prisas están sustituyendo al rigor, además del exceso de información y de los intereses creados detrás de una información publicada.

Bengoa también le preguntó por la relación entre los periodistas y los políticos, aunque al final se reflexionó sobre cómo un país debería gestionar el talento y la experiencia una vez que la persona está jubilada.