Llanera diario. Periódico digital de llanera

Las familias del Colegio de Lugo esperan los informes de salubridad  y riesgos laborales del polideportivo

Las familias del colegio de Lugo de Llanera siguen adelante con su lucha para lograr las mejoras en las instalaciones del polideportivo del centro.

Están dispuestas a que el gimnasio se cierre hasta que los problemas sean solucionados, si así lo avalan los informes periciales de salubridad y riesgos laborales que fueron solicitados. Esta  es una de las decisiones que se tomaron en la tarde de ayer,  en una reunión entre  familias , equipo directivo y representantes de la asociación a la que también asistió el alcalde, Gerardo Sanz.

El ayuntamiento pidió a la consejería de Sanidad del principado un perito para evaluar la insalubridad del recinto, así como realizar la valoración sobre deficiencias y  riesgos del polideportivo. Además, la dirección del centro solicitó una evaluación de riesgos laborales que podría realizarse en los próximos días.

La comunidad educativa y el ayuntamientos consideran la opción de usar el polideportivo municipal de Lugo hasta que se realicen las obras y el espacio esté en condiciones para ser utilizado.

Los trabajos en la techumbre del polideportivo, que asumirá el consistorio, comenzarían en enero de 2019, según indicó el alcalde.

Sanz destacó su falta de confianza hacia el consejero de Educación, Genaro Alonso, y comunicó a las familias que mañana, miércoles 7 de noviembre, mantendrá una reunión con el presidente del Principado, Javier Fernández, a quien planteará la problemática del colegio

 A partir de esta semana los alumnos del colegio y los familiares que lo deseen lucirán un lazo de color verde como forma de protesta  ante lo que consideran una “situación de abandono”.

 

 

 

Cultura

Deportes

Comunidad educativa

Opinión