Llanera diario. Periódico digital de llanera

Los ecologistas denuncian los continuos vertidos de purines en Llanera

La Coordinadora Ecoloxista de Asturias denuncia el  “vertido continuo de purines producido en las proximidades de Lugo de Llanera”. Critican que  “nadie haya tomado medidas para evitar estos vertidos con la consiguiente contaminación, que acaba en una charca contigua a la zona de vertido, con la consiguiente contaminación del agua de la zona”.

Aseguran que los vertidos de purines  pueden contaminar el suelo por exceso de nutrientes (nitrógeno, fósforo y potasio), a su vez a las aguas continentales por sus nitratos, y la atmósfera por sus emisiones de amoniaco, metano y malos olores. Exponen a los colindantes a los efectos perniciosos de los purines que va desde los malos olores e irritaciones producidas por la urea hasta la exposición a las nitrosa minas (potencialmente cancerígenas) pasando por la exposición a agentes patógenos como Salmonella, Brúcela, Mycobacteriumtuberculosos, Leptospira, Yeersinia, Campylobacter, Erysipelothris, Listeria y Treponema entre otros.

Desatacan que “tanto el Principado  como el Ayuntamiento de Llanera han hecho caso omiso de estos vertidos de los purines que los ven todos los que pasan por la carretera de Lugo de Llanera a Villabona,  eso que  se aprecia como los vertidos llegan a la laguna existente y la contamina".

En la región, según el Sadei, hay  más  30.000 explotaciones ganaderas, con unas 497.000 cabezas de ganado. Las explotaciones ganaderas  producen más 8 millones de toneladas de purines que una parte no se pueden reaprovechar a la manera tradicional, convirtiéndose por tanto los que no se aprovechan en un residuo con un gran impacto medioambiental.

Hay tres  plantas de tratamiento de los residuos ganaderos y ninguna de ellas en la zona central, “por lo que es necesario, tomar medidas para evitar este problema que va ir a mayores en muchas zonas, porque el Principado y los Ayuntamientos permiten a los ganaderos incumplir las normas básicas que hay y si no ya no cumple con lo laxo que es la normativa de gestión, cuando entre el año que viene la implantación de una norma más exigente europea, va ver muchos mas incumplimientos”.

“Es necesario que el Principado cumpla sus obligaciones y sea más exigente con los ganaderos que no cumplen, que los Ayuntamientos tengan en cuenta cuando dan licencias para nuevas cuadras o ampliaciones de estas el impacto para los vecinos colindantes de estas actividades, si disponen realmente de los medios físicos y materiales para hacer una buena gestión de estos residuos ganaderos, sino va ser difícil la convivencia deseada de los ganaderos y sus vecinos”, concluyen.

Cultura

Deportes

Comunidad educativa

Opinión