Los vecinos de San Cucao se oponen a la ampliación de Caleras

Ante la solicitud de Caleras de San Cucao para ampliar su industria extractiva en Agüera la Asociación de Vecinos “San Cucufate” ha manifestado que coinciden con la generalidad de los vecinos, en que la ubicación de esta industria, “cuya incidencia potencialmente contaminadora sobrepasa ampliamente los límites de la parroquia no es la más adecuada para una Industria de este tipo”. La empresa se asienta en el mismo núcleo rural habitado de Agüera, a escasos metros de viviendas de Tuernes el Grande y Tuernes el Pequeñu.

“Los ruidos, el polvo e incluso el transporte de materiales que genera, vienen siendo denunciados de manera sistemática desde hace veinte años tanto por vecinos como por otros colectivos”, recuerdan los vecinos de San Cucao quienes añaden que además la incidencia fundamental que una actividad de estas características pudiera tener en la salud de las personas “se debe tener en cuenta la existencia de un colegio público a corta distancia y a la vista está su impacto sobre el paisaje”.

Los vecinos también advierten de la presencia de Los Covarones, enclave natural de singularimportancia en proyecto de revitalización por el Ayuntamiento de Llanera, además de la capilla de San Pedro, que es Patrimonio Cultural de Asturias y los restos de molinos que aun perduran en la orilla del río.

“Entendemos que es necesario un estudio integral detallado e independiente, con participación de los vecinos de la zona y con conclusiones públicas, que contemple tanto las incidencias indicadas como las reservas minerales que se aducen”, señala el colectivo vecinal quienes advierten que “se debe clarificar si la actividad desarrollada tiene preeminencia extractiva o transformadora y analizar la disminución alarmante del cauce del río como paso previo, urgente e imprescindible antes de cualquier decisión administrativa sobre lo ahora solicitado por la empresa”.

La Junta Directiva de la asociación vecinal creyendo interpretar el sentir general de la comunidad vecinal y, en defensa de los intereses generales de su colectividad, tras las consultas técnicas pertinentes, tomó la decisión de personarse como Asociación Vecinal en el actual periodo de Evaluación de Impacto Ambiental abierto por el Principado sobre este particular, alegaciones presentadas formalmente el pasado 6 de octubre.